sobremesa

Sobremesa #2

4.6
(10)

Cuánta ayuda necesita una mamá?

He estado pensando muchísimo en esto últimamente.

Cuando sólo tenía a Augusto mi única ayuda era una señora que me mantenía limpia la casa, iba dos veces a la semana -lo mismo que había tenido los últimos 14 años. En mi caso un bebé no cambió esa dinámica. Nunca sentí la necesidad de que alguien me atendiera al bebé; sólo cuando empecé a trabajar que por estar aun en pandemia no habían guarderías. Pero es lógico, no se puede trabajar y cuidar un bebé pequeño al mismo tiempo, si no hubiese estado trabajando creo que no la hubiese contratado.

Con dos todo ha sido MUY distinto. No es la misma carga multiplicada por dos. Es más que eso.

Augusto va al jardín y eso hace que tenga algo de libertad, pero el tiempo vuela, en un abrir y cerrar de ojos lo tengo que buscar. Y cuando están los dos juntos si es la locura. No he terminado de atender a uno cuando ya el otro me necesita.

Toda mi vida fui una persona nocturna, pero ahora a las 8pm no valgo medio. Muchas veces me quedo dormida durmiéndolos. La cena, lo que antes era mi momento preferido del día, ahora puedo perfectamente saltármela con tal de acostarme a dormir.

Conversando con la familia muchas veces sale el comentario: “en mi época uno hacía eso sola!”, ” en mi época no había ayuda”… y pienso: seré yo que estoy mal?. No solamente siento que me es física y mentalmente imposible atender tantas cosas a la vez, es que además me frustra muchísimo no tener tiempo para hacer nada por mi, o para mi.

El nivel de desatención en el que siento que me tengo me abruma. En el sobremesa pasado les conté que desinstalé Instagram de mi celular y aunque parezca poco, es un paso para tratar de lidiar con este momento que me tiene sobrepasada.

Todo lo que hago en mi vida requiere de un favor de alguien más: -Voy al baño, me la cuidas? -Tengo que acostarla a dormir, puedes estar pendiente de Augusto? -Quiero ir a hacerme las manos, te la puedo dejar?. Suena tonto, pero es HEAVY. La palabra libertad adquiere una dimensión distinta. Siento que con dos se necesita ayuda.

Ahora me pregunto, porque esto me preocupa: la ayuda te separa de tu hijo? Se pone en riesgo el apego y el nexo cuando alguien más está tan involucrado en los cuidados?. Importaría eso si ayuda a la mamá a estar mejor? A que el tiempo compartido sea de calidad?.

Muchos pensarán: el tiempo pasa rápido, disfrútalo. Si claro! que buena idea no se me había ocurrido! jaja.

En fin, este post evidentemente no es para darles tips ni respuestas, nada más lejos de la realidad.

Cuál fue tu experiencia? Puedes contarme abajo…

Saludos desde Caracas!

Adriana

¿Te gusta esta receta?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 4.6 / 5. Recuento de votos: 10

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Publicaciones Similares

5 comentarios

  1. La culpa nunca nos abandona, estés o no estés con ellos. Cuando tuve a mis hijos trabajaba tooodo el día, en las mañana los repartíamos por toda Caracas, uno íba a la guardería y la otra al colegio. Si alguno se enfermaba, la llamada que nunca falta: mamaaaá puedes cuidarme a la bendición? Luego en la tarde el mismo trayecto, buscarlos y luego en la casa papá y mamá se repartían las tareas, uno los bañaba, el otro preparaba la cena y la comida del día siguiente, el otro ayudaba con las tareas al más grande porque sí, había tareas y así cada noche…nunca quise meter a nadie extraño a mi casa, sólo una señora que íba a planchar y otra a limpiar, ambas una vez a la semana y yo ni las veía. No se si fue lo mejor, se enfermaban a cada rato, se quedaban dormidos en el carro, luego se despertaban con las pilas puestas y esas cuatro horas desde que los recogía hasta las 10 pm., eran una carrera contra reloj pero siempre tratábamos que estuvieran llenas de diversión y mucho amor…Ah y siempre un espacio para que papi y mami cenaran, vieran la tv y a dormir. Fue un viaje largo, hasta que renuncié, mi hija me llamaba Alejandra (así me llama su papá) y casi nunca pude ir a un acto del Día de las Madres, allí me di cuenta que la culpa me consumía y necesitaba pasar tiempo con ellos, pero llegaron otras preocupaciones y la culpa volvíó, esta vez nos angustiaba que nos vieran tristes o molestos, en fin, nada es completo.
    Al final las cosas mejoraron y ellos crecieron, volví a trabajar muuuchos años después.

    1. Estoy 100 % de acuerdo contigo en que nada es completo, y por una u otra razón la culpa siempre va a estar presente. Yo recuerdo cuando volví a trabajar cuando Augusto estaba chiquito, yo lloraba leyendo los correos… y ahora que tengo el tiempo de estar, a veces siento que quisiera estar leyendo correos 🫣

      1. Así es! No te preocupes Adri, lo más importante es que nunca sean los niñitos los que sientan culpa por lo que mami hizo o dejó de hacer, el ejemplo de lo que tu hagas será lo que ellos recordarán el resto de su vida. Esto lo aprendí tarde, pero me queda la satisfacción de que aunque cometimos muchos errores, su papá y yo lo hicimos bien 😊

        1. Que belleza ♥️♥️♥️ gracias mariale

  2. Adriana, solo decir que estoy 100% de acuerdo contigo y eso se se complica mas cuando uno no tiene redes familiares que te cooperen. Si puedes encontrar más ayuda y pagarla hazlo. Travbajar y ser una mama tranquila en la oficina requiere apoyo o sencillamente aplicar sala cuna, como en otros paises, personalemente no lo hice menos en temporada de invierno, tuve una señora que hasta el día de hoy le doy las gracias. Cuidaba a mis hijos como propios hasta que el mayor cumplio 10 años, se jubilo con nosostros, pero aun sigue compartiendo con mis hijos por whatsapp, o cuando se puede mis la van a buscar para que les cocine, pastel de choclo, cazuela, humitas, lasagna y yo trabajo hasta las 19 hrs, asi es que no pretendo competir con ella, al contrario tengo una deuda impagable con ella.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *